Búsqueda personalizada

viernes, 13 de marzo de 2009

la leyenda de los magicaedros



“Hace bien poco, de madrugada, descendí entre las ruinas por una calle desolada en la penumbra. De repente, alguien me invocó por mi nombre. Apenas podía escuchar su voz temblorosa afincada en la afonía. Ese fino hilo de palabras se escurría entre sus labios morados por el frío. Allí divisé a un hombre agazapado entre los cascotes y las piedras. Vestía harapos marrón caqui. Tenía una harmónica en su mano izquierda y un ratón entre sus piernas con el que jugaba cariñosamente. A su lado, un magicaedro muy viejo y desgastado. "Es el fin de la civilización", me dijo. Súbitamente, reconocí el brillo de sus ojos.”
Arturo Martínez.

La leyenda de los magicaedros




"ni por tierra ni por mar lograrás alcanzar el camino que conduce al país de los eternos hielos."


pindaro.



Teseo hace un breve estudio del citado director de cine, y centra su teoría en la interpretación pesadillesca que Lynch hace en sus películas. En un caso concreto, habla de “mullholland drive” y como el miedo absorbe a los protagonistas de la historia. Así, el magicaedro tendría forma de monstruo agazapado detrás de una esquina.



Alguna vez te hablé de la magia, creo.
nos pusimos a jugar con los verbos, y dijimos que jugar era el verbo
más bonito,
y quisimos inventar crucigramófonos y aunque no nos pusimos de acuerdo
con las palabras
sí lo hicimos con la música, y así fuimos un poco de electricidad
antiestática y otro poco sustancia natural aleatoria,
el caso es que nos movíamos mucho y alguien dijo que ya no podríamos parar
y todos estuvimos de acuerdo porque nos encantaba reírnos de esa forma,
como con vicio,
entonces él sacó un lapicero y lo usó de varita mágica,
y ella sacó un sombrero
y él un beso de la chistera y todos dijimos oh!! a la vez,
ella se puso de puntillas para hacer un invento con las acrobacias
y a todos nos salpicó la saliva
y sabía dulce, "más dulde que el alba
y más suave que la luna"
hicimos partituras con todo eso que luego cantamos en voz baja
pero fingíamos que estábamos gritando
e incluso hubo quien se tapó los oídos,
era muy divertido,
y nos juntamos para hacer un corro pero no fuimos capaces de ponernos
de acuerdo
porque los de la izquierda querían estar derechos y los de la derecha torcidos
y no hubo manera
(ni modo güey!!!)
así que decidimos inventarnos una figura para nosotros solos:
un magicaedro
que nos indefiniera
y esa noche, creo que una vez te hablé de la magia, sí,
todos soñamos con relámpagos
que bailaban
entre nuestras piernas.

6 comentarios:

Alfōnso Escalēra dijo...

bravo. para decirlo con palabras bonitas, diré que los pelos de las piernas me han atravesado los vaqueros.
en breve hablamos, y te debo un par de verbos.
están en camino.

patty dijo...

que te encanta escandar
y me encanta, escandar
alguna vez hicimos magia, creo
y entre nuestras piernas
cielo-cuerpo-suelo (proximamente a dvd y ya te digo que un escenario compartido es to the end of the world conti-go)

Juan dijo...

¿por qué hace tiempo que no te oigo leer?

Abel dijo...

cada día mejor escandar

Saludos axabriegos

infinita dijo...

que bello.
que bello.
sigo este blog porque es magico.
mucho.

caleteador dijo...

¡Esta lleno de vida! Escandar.
Se me ocurrio lo siguiente,..., jugando,... es lo que tiene la Magia, puede inspirar tantas cosas.

-"Y dijimos que jugar era El Verbo
mas bonito"-//Escandar Tayler Durden//"-

-"AEDRO"-

//ARMAZON -JUEGO INSPIRADO EN "LA LEYENDA DE LOS MAGICAEDROS"//,BLOG"LA VIDA RIMA"-TAYLER DURDEN//Una reflexion sobre tan solo un aspecto de la impresionante e indefinida estructura del magicaedro, sin pretender tocar tan siquiera cuanta vida y magia encierra este poema....//

De puro cambiante,"Definitivamente" vivo.
Poligonos de un numero indefinido de Lados
que indefinidamente crean el Aedro;
de indefinido numero de caras,
con indefinidas uniones cambiantes
de impredecibles aristas, brillos,etc
y que va dejando una estela como de cometa irregular
o de estrella fugaz.
Forma inaprensible para encerrar lo indefinible.
Quiza el Aedro.
Quiza su Estela.
Quiza el Poema.

-Jose-