Búsqueda personalizada

lunes, 4 de agosto de 2008

baldosas en el horizonte

de todas las idas conservo el sabor de los trenes,
el olor a seat ibiza del 84 con todas las ventanas bajadas,
a marihuana volando por la carretera,

de tantos mundos que no busqué
tengo unos cuantos billetes de vuelta sin usar que a veces saco de la chistera
para mirar con cierta nostalgia las vidas que elegí no vivir,
luego los guardo entre esa frase que me niego a decir completa
y que empieza con "al lugar donde fuiste feliz...".

de este cansancio de huellas tengo los pies machacados
pero no sé buscar sitio donde sentarme
ni balcón desde el que pararme a mirar.

por eso el tacto es siempre fugaz, y en los ojos
guardo lágrimas de por si acaso
en la próxima estación no hay mar
y fumar no está permitido.

me enamoré de un travelling infinito de paisajes
y caras, de manos y gente
que le daba vueltas al mundo porque iba demasiado despacio.

diras que sigo huyendo de los mismo miedos, y puede que sea verdad,
pero me puse a correr el día que tocaba ser valiente, como dijo gardel,
y desde entonces ya no he parado.

a veces me he detenido en caricias, me he dejado mecer
en lunas que me adoptaron en su regazo,
he dormido bajo parpados que valían mucho más que mis pupilas.

puedo decir, con la completa seguridad de no equivocarme, que he sido
y soy
un tipo demasiado afortunado.

con el lujo estupido de querer ser algo parecido a un sueño
camino dando bandazos, de un lado a otro,
con más arañazos que golpes,
con más garras que desgarros.

de todo el salitre acumulado, de todo el polvo,
guardo piedrecitas en los zapatos,
manchas entrañables en la sonrisa,
toques beat en el alma.

y ahora, que tengo el dedo levantado
y el horizonte tiene forma de tres baldosas,
cojo mi bolsa y levanto las manos, la voz y estos casi 24 años
para gritar mucho más alto que nunca:
tengo razón, joder,
no hay nada que pueda pararnos.

2 comentarios:

silvi orión dijo...

Nada va a detenernos. Ni las paredes.
If you’re not doing a revolution, you’re not doing shit
if you’re not making love, you’re not making any sense

el día que me comí la imaginación
pude conocer en persona a toda la gente que habita en mí,
ya os echo de menos

a dónde va todo lo que se nos pira
ya sé: a un baño público ensangrentado,
a un iceberg donde chuparnos

Nada va a detenernos. Ni las señales,
porque yo tengo que seguir creciendo
y tú no tienes de qué preocuparte

España se está enriqueciendo
y me jode
porque me gustaba pobre,
no podría estar más de media hora en la casa de un cazador

aquí tan arábigo
dan ganas de decir pashmina, alcantarilla y flipandillo,
la música lo llena todo

farra = fuente de energía = materia prima,
el jodido cuelgue, qué bonito
me sabe a poco sin PELIGRO

verás, es que tengo esta irremediable necesidad de creer en las cosas que hago

Ana! dijo...

Realmente... quien se atreva a pararnos debe de tener los kojones mas inmensos del universo...
pero ya no hay gente así.. así que nos despreocupamos y ya está.

Muy grande Escandar...

Un beso enorme!